filtro del aire del habitáculo

En invierno la conducción se caracteriza por intentar optimizar el calor dentro del coche, por lo que es habitual que se conduzca con los cristales cerrados y la calefacción encendida, habiendo un aumento en su uso y en el de la batería del coche, entre otros elementos. En este entorno, la circulación del aire es vital para tener el interior del vehículo bien ventilado y el filtro de aire del habitáculo o filtro de polen juega un papel fundamental para esta función.

Es importante que el filtro del habitáculo se encuentre en perfecto estado durante el invierno, para así conseguir las mejores condiciones dentro del coche. Por eso, es necesario que profesionales de la mecánica lo revisen con el fin de comprobar su estado, limpiarlo o sustituirlo en caso de que esté en mal estado.

¿Para qué sirve el filtro de aire del habitáculo del coche?

El filtro de aire del habitáculo de un coche es el que se encarga de evitar que el aire que entra dentro del interior del vehículo entre con partículas nocivas o con malos olores. Estos filtros de aire eliminan o reducen las partículas o impurezas del aire exterior, dejando que el aire fluya limpio dentro del coche.

Un filtro de buena calidad es capaz de atrapar a casi todos los alérgenos, disminuir la penetración de bacterias al 98% al interior del habitáculo y la posterior creación de hongos, principales causas del mal olor en el interior del vehículo. Además de esto, bloquean el paso de gases perjudiciales que vienen del exterior como el ozono, óxidos de nitrógenos y dióxido de azufre, sustancias muy comunes en carreteras.

Diferencia entre filtro del habitáculo y el filtro del aire del motor.

Tu vehículo tiene más piezas en su interior de las que te puedas imaginar. Algunas de ellas pueden tener una función similar, pero no por ello son iguales. Este es el caso del filtro del habitáculo y el filtro del motor.

Cuando se habla de filtro del habitáculo de un coche es habitual que exista una confusión entre el filtro del aire acondicionado, que es el encargado de mejorar el aire del interior del vehículo, y el filtro del aire del motor, que es el que ayuda a la ventilación del motor del coche.

En cuanto a sus composiciones, aunque los dos están fabricados con papel plisado, el filtro del habitáculo tiene un diseño especializado para partículas más pequeñas como el polen o el polvo en general. Este último, recibe la calificación de filtros HEPA (High Effiency Particulate), o filtro de alta eficiencia.

Existen algunos modelos de coche que no cuentan con un filtro de aire acondicionado, aunque no es habitual encontrarse hoy en día con esta situación. Sin embargo, todos los vehículos poseen un filtro de aire en su motor.

¿Cada cuánto tiempo se cambian los filtros del aire acondicionado?

La recomendación general es que el cambio de filtro de aire se realice al menos dos veces al año. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en grandes ciudades y en la conducción urbana los filtros se exponen a un mayor número de partículas y elementos externos, por lo que puede ser necesario cambiarlos más a menudo.

filtro de aire del coche
Por este motivo, el filtro de aire conviene ser sustituido cada 15.000 kilómetros aproximadamente, o al pasa el año. A pesar de esto, existen factores externos al vehículo como puede ser el clima o la existencia de partículas más pesadas en el ambiente que fuercen un cambio antes de tiempo.

Si hablamos de precio, estos suelen ser muy económico, de entre 8 y 20 euros, según el modelo del coche. Con las siguientes instrucciones, podrás comprobar por tu cuenta si el filtro de aire del habitáculo tiene que cambiarse:

• Abre el capó y busca el lugar donde se encuentra el filtro.
• Es recomendable cambiarlo si la luz no pasa a través de él.
• En ese caso, tira el filtro de aire y limpia el hueco donde estaba puesto.

¿Por qué no es recomendable limpiar los filtros del aire del habitáculo?

Es posible que hayas leído en internet que se puede retirar el filtro del aire y lavarlo, pero lo cierto es que es contraproducente. Parece una tarea sencilla y con coste económico cero, pero la realidad es que no te va a generar ningún beneficio para ti y para tu coche.

Los fabricantes de piezas de vehículos y los propios talleres mecánicos recomendamos siempre una sustitución del filtro del habitáculo por otro nuevo siguiendo las indicaciones oportunas. Realizar una limpieza por nosotros mismos provocará problemas en los elementos filtrantes, haciendo que el filtro deje de cumplir su función y alterando negativamente el ambiente del interior del habitáculo. El material de este elemento es muy sensible a ser frotado y se desgastará con facilidad, además que las sustancias jabonosas alterarían el material del filtro.

Cambiar el filtro del aire acondicionado en talleres mecánicos.

La mejor forma de estar seguros de que el cambio de filtro de aire se realiza de la forma adecuada es acudiendo a un taller mecánico, donde profesionales con experiencia podrán evaluar el estado del mismo y decidir si es necesaria su sustitución.

Acudiendo a un taller profesional siempre podremos disponer del aire acondicionado en las mejores condiciones posibles, pero también podremos pedir que revisen el estado general del vehículo y que realicen el mantenimiento habitual: cambios de aceite, medir el estado de los frenos, comprobar la presión de los neumáticos y otros elementos indispensables para cuidar un coche.

El filtro de aire de un coche es el responsable de que el aire dentro del habitáculo sea de la mejor calidad, de forma que protege la salud de sus ocupantes. Mantener siempre el filtro del aire acondicionado en las mejores condiciones es la mejor manera de poder circular en invierno con los cristales cerrados y hacer el mejor uso del sistema de climatización del coche.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *